Introducción


El nuevo estilo de liderazgo actual surge de la necesidad de sobrevivir a un entorno global cada vez más demandante. Las crisis financieras, el desarrollo de la tecnología y las nuevas formas de interactuar con los colaboradores, aliados y clientes, son desafíos que obligan a los líderes a adaptarse.

La crisis global de 2008 forzó a los CEOs a replantear la manera como ejercen su liderazgo. La falta de liquidez, la incertidumbre del mercado y la caída del crédito fueron desafíos para las que muy pocos estaban preparados.

Nadie había vivido una experiencia similar. Así que tampoco se tenían la experiencia. El antiguo liderazgo nos había acostumbrado a que el CEO fuera quien conociese de antemano la solución a los problemas.

Adicionalmente, los avances tecnológicos han traído consigo nuevos desafíos. Cambian nuestra forma de entender el mundo. Modifican nuestra manera de negociar, nuestra relación con los clientes y nuestra comunicación interna. Entonces el CEO necesita adoptar una comunicación más efectiva para este tiempo.

En definitiva, todo el contexto en que se configuró el estilo de liderazgo anterior ha cambiado. Por eso, cambiar con el cambio es una estupenda alternativa. Pensar que esta marea va a cesar y que todo regresará a como estaba antes, solo nos retrasa frente a quienes ya vienen adaptando su estilo de liderazgo a los tiempos cambiantes.

Una manera efectiva de lograr la adaptación al cambio es a través del contacto directo y frecuente con otros CEOs, quienes han vivido retos similares y pueden aportar perspectivas de pares en un grupo a problemas que son comunes.

En Vistage conocemos este proceso de primera mano. Nuestra experiencia de más de 60 años trabajando con líderes globales nos ha dado una visual más clara de hacia dónde debe caminar el nuevo liderazgo, cómo adaptarse para afrontar los retos de la transformación que ya está ocurriendo. Pero ¿cuáles son los desafíos de liderazgo que enfrentan los CEOs en los entornos convulsos, marcados profundamente por la transformación?

Lleva esta guía de liderazgo contigo

Cap 1
¿Qué cambios han afrontado los líderes en las últimas décadas?

¿Sabes qué tipo de liderazgo se está ejerciendo dentro de las empresas líderes a nivel mundial? ¿Sabes si tu estilo de liderazgo está preparado para asumir los retos que traen las nuevas tecnologías? La respuesta a estas interrogantes requiere de un proceso de reflexión por parte del CEO.

En la última década, empresas como Apple, Amazon, Facebook o Google, han revolucionado nuestra manera de entender el mundo. Ellas han encontrado en la adaptación el tipo de liderazgo que les ha permitido desarrollarse.

Hace algunos años, la figura del líder se podía entender como una persona con una gran capacidad técnica. Por su experiencia y preparación, conocía la solución a todos los problemas. De hecho, su tarea era transmitir efectivamente sus conocimientos a sus colaboradores, inspirarlos y motivarlos.

En el mundo actual; más complejo, volátil e incierto; muchos de los problemas a los que se enfrentan los líderes son inéditos. No se puede anticipar el resultado. No podemos saber si las decisiones que vamos a tomar serán las correctas ya que no existen antecedentes ni análisis para contrastar.

Tomemos como ejemplo a Lego. Una prestigiosa compañía que, entre 2003 y 2004, estuvo a punto de quebrar. ¿Cuáles fueron los cambios en el mercado que pusieron en peligro su permanencia?

Ser líder es vivir en

un estado cambiante

Un líder debe ser dinámico para afrontar continuamente los cambios relacionados a su puesto. Mike Richardson, autor de Wheel$pin: The Agile Executive´s Manifiesto, describe cómo en cada década la figura del CEO ha tenido que incorporar nuevas herramientas a su “caja de emergencia de liderazgo”. En los años 70 y 80 los cambios ocurrieron en el aspecto gerencial. Los CEOs se enfocaron en que los procesos fueran eficientes.  

Durante la década del 90 y hasta el cambio de milenio en el 2000, el cambio se produjo en la figura del líder. Ya no solo se buscaba hacer las cosas bien, sino hacer las cosas correctas. Se desarrolló el liderazgo transformacional, en el cual, el líder debía ser capaz de inspirar a sus colaboradores.

A partir del 2010, debido a la velocidad del desarrollo tecnológico, se produjo un nuevo cambio en el estilo de liderazgo. Hoy en día, el CEO no solo tiene que enfrentar problemas técnicos sino también, problemas adaptativos. En estos casos no existen respuestas anticipadas, puesto que rara vez se hayan enfrentado a problemas de esta índole.

La toma de decisiones implica mayores riesgos. Por lo tanto, la figura idealizada del líder tiene que adquirir nuevas habilidades para trabajar dentro del cambio continuo. Innovar cada día y ser relevantes para sus clientes, es indispensable.

Volviendo al ejemplo de Lego, desde mediados de los años 90 la empresa tuvo que enfrentar a un nuevo competidor, que fue ganando cada vez más cuotas de mercado: los videojuegos.

En un principio, las estrategias que se usaron para enfrentar a este nuevo adversario fueron las mismas que habían utilizado desde su creación. No fue hasta 2004, cuando nombraron a Jorgen Vig Knudstorp como CEO de la empresa, que el panorama se aclaró. Vig Knudstorp había estado en puestos claves dentro de la compañía, en las áreas estratégicas y financieras. Sin embargo, su verdadero aporte fue llevar a la empresa al nuevo milenio utilizando una habilidad curiosamente muy parecida a su producto: la adaptabilidad.

Un lego puede convertirse, casi, en cualquier cosa. La premisa del juego es cambiar las formas de acuerdo con lo que dicte la imaginación. Sin duda, esta fue una gran lección de liderazgo para Vig Knudstorp.

Guía para una correcta

adaptabilidad al cambio

Como en la naturaleza, la adaptación es lo que permitirá que tu liderazgo siga siendo competitivo. Las grandes empresas nos han dejado lecciones en su camino al éxito que es importante revisar. Algunas de estas experiencias son:

Acepta la flexibilidad del liderazgo

Si durante los últimos años has llevado a cabo una misma fórmula exitosa, es natural que sientas que modificarla no sea la mejor decisión.

Acepta la flexibilidad del liderazgo


Si durante los últimos años has llevado a cabo una misma fórmula exitosa, es natural que sientas que modificarla no sea la mejor decisión. Sin embargo, el liderazgo depende del contexto y debe adaptarse a él. Lo aconsejable es ser permeable al cambio, generando estrategias paralelas en los procesos.

Por ejemplo, muchos líderes han flexibilizado sus normas internas de horarios y espacios de trabajo o han empezado a aceptar el error como parte de la búsqueda de innovación.

Supera la incomodidad

Al no contar con pares laborales, los líderes se sienten solos en la toma de decisiones.

Supera la incomodidad


Al no contar con pares laborales, los líderes se sienten solos en la toma de decisiones. Es normal sentir cierta inseguridad al momento de iniciar una transición en el tipo de liderazgo que llevabas.

Para superar este aislamiento apóyate en tus pares CEOs, quienes, probablemente, ya hayan superado estas transiciones o se encuentren en el mismo punto. Juntos, con la guía adecuada, pueden encontrar soluciones que por sí solos no hubieran alcanzado.

Maneja la ansiedad del líder

En algunas ocasiones, la obligación de cambiar puede significar un tipo de amenaza hacia nuestros conocimientos previos.

Maneja la ansiedad del líder


En algunas ocasiones, la obligación de cambiar puede significar un tipo de amenaza hacia nuestros conocimientos previos. En todo proceso de cambio, sea favorable o no, se puede llegar a sentir cierta ansiedad. Pero un mecanismo de defensa hacia el cambio es aferrarse a lo antiguo.

Debemos entender que estas son reacciones naturales que disminuirán con el tiempo. Cuanto mayor sea la información que tengamos acerca de los cambios que vamos a asumir, menor será la carga de ansiedad.

Lo único permanente es el cambio

Aceptar que el cambio siempre estará presente, nos hará conscientes de la importancia de la adaptación.

Lo único permanente es el cambio


Aceptar que el cambio siempre estará presente, nos hará conscientes de la importancia de la adaptación.

“Lo único permanente es el cambio”, esta cita atemporal, pronunciada por Heráclito hace más de 2500 años, nos hace ser partícipes de una verdad que traspasa siglos y evidencia el cambio constante al que nos enfrentamos los seres humanos.

Nuestro objetivo como CEOs será llegar a disfrutar del cambio como una oportunidad.

Mantén una formación constante

Para estar acorde a las nuevas herramientas de liderazgo, no solo necesitas potenciar las habilidades con las que ya cuentas, sino explorar nuevas.

Mantén una formación constante


Para estar acorde a las nuevas herramientas de liderazgo, no solo necesitas potenciar las habilidades con las que ya cuentas, sino explorar nuevas. En esta era, todo aprendizaje es valioso y trascendental, si es aplicado de manera positiva en tu organización.

En el caso de Lego, Vig Knudstorp, comprendió que muchas de las decisiones erradas que había tomado la empresa eran por la fe ciega que tenía en la Big Data.

Los patrones predictivos que arrojaban sus estudios los habían alejado de la fabricación de bloques y los habían conducido a explorar otras opciones como parques temáticos, videojuegos o prendas de vestir. Ya que, según el análisis, los nativos digitales no iban a estar interesados en los ladrillos de plástico.

Sin embargo, un análisis de Small Data mostró una información que estaba oculta en gran análisis. Lo que estimulaba a los niños, ya sea a usar un videojuego o a armar bloques de plástico, era alcanzar una gran destreza. En ese momento, el CEO decidió que Lego se enfocara nuevamente en su producto central.

A los CEOs nos pasa con frecuencia que buscamos soluciones en los lugares equivocados. En el caso de Lego, la compañía pensaba que su problema era el producto; cuando, en realidad, la falla estaba en su metodología para analizar el problema y leer el mercado.  

Como en este caso, compartir experiencias con colegas y tener nuevos puntos de vista permitirán que el CEO adapte su liderazgo. Entendiendo que adaptarse a la transformación digital, y a los tiempos cambiantes, implica volver a entender tu negocio cuantas veces sea necesario.

Cap 2
La labor del liderazgo del CEO en tiempos cambiantes

Hasta la llegada de la crisis financiera de 2008, el clima en el que los CEOs habían demostrado su liderazgo era de relativa bonanza. Los cambios que implementaban eran graduales. Sus decisiones buscaban el crecimiento de sus empresas en base a un mayor margen de ganancia y una mayor cuota de mercado.

Hablamos de la época en la que, la salud de una compañía se medía sólo según sus ingresos. La mentalidad de los CEOs estaba orientada a este resultado. Era agresiva y poseían un optimismo que, en algunos casos podía llevarlos a asumir riesgos, deudas o financiamientos fuera de balance.

Sin embargo, la crisis significó un replanteamiento de este estilo de liderazgo. La carencia de crédito, la caída del nivel de confianza en el sector financiero y la crisis de liquidez cambiaron por completo el panorama en el que venían actuando los líderes. Entonces se vieron obligados a desarrollar planes de emergencia y reinterpretar sus funciones.

Como vimos en el ejemplo de Lego, Knudstorp enfrentaba un contexto similar. La empresa había perdido liquidez, en este caso por malas decisiones, al tratar de diversificar sus productos. Las nuevas competencias requerían de métodos que no habían sido comprobados.

En este sentido, también se transformaron los rasgos del líder apto para enfrentar exitosamente los tiempos cambiantes en los que nos movemos. Vamos a conocerlos.

6 rasgos del líder

Frente a escenarios desconocidos y perspectivas inciertas, hay ciertos rasgos que un CEO debe potenciar para ejercer su liderazgo. Ram Charan, uno de los más reconocidos consejeros de negocios del mundo, menciona seis rasgos esenciales que todo líder que enfrenta el cambio debe tener:

Ser honesto y gozar de credibilidad

Con la falsa premisa de no querer causar pánico entre los colaboradores, muchas veces se comete el error de no comunicar el estado real en el que se encuentra la compañía.

Ser honesto y gozar de credibilidad


Con la falsa premisa de no querer causar pánico entre los colaboradores, muchas veces se comete el error de no comunicar el estado real en el que se encuentra la compañía.

Esta actitud no solo impide hacer un análisis sincero de la situación, sino que puede originar un optimismo equivocado, que interferirá en la urgencia con que se implementarán las medidas necesarias.

La honestidad con que se asuma la crisis redundará en el nivel de credibilidad que tendrá el CEO entre sus colaboradores. Simultáneamente, es importante presentar un plan convincente y creíble frente a los desafíos. Esto fortalecerá la confianza.

Contagiar una visión, inspirar el liderazgo

La incertidumbre provoca inacción. Por eso, compartir la visión del líder es una estrategia que trabaja por la movilización del equipo.

Contagiar una visión, inspirar el liderazgo


La incertidumbre provoca inacción. Por eso, compartir la visión del líder es una estrategia que trabaja por la movilización del equipo.

Sabemos que, las labores del CEO se desarrollan en el plano de la operatividad y del liderazgo. En el primero le exige ser capaz de realizar negocios exitosos en circunstancias adversas. En el segundo tiene el encargo de generar, de manera realista, una VISIÓN que movilice la creatividad de sus colaboradores.

Una estrategia efectiva para contrarrestarla es tomar decisiones que produzcan logros escalonados: 100 objetivos pequeños serán más fáciles de completar que una sola gran meta final.

Mantener contacto con la realidad oportunamente

En períodos de alta volatilidad, la calidad de la información que manejemos será determinante. ¿Qué debe tener?

Mantener contacto con la realidad oportunamente


En períodos de alta volatilidad, la calidad de la información que manejemos será determinante. ¿Qué debe tener? Se busca que sea detallada, actualizada y sin filtros. No es suficiente con recibir reportes o informes de fuentes habituales.

El CEO debe buscar fuentes directas. Maximizar su tiempo visitando clientes o proveedores. Implicarse diariamente en el monitoreo de la información.

La información, por desalentadora que sea, debe ser expuesta, compartida, reunida y analizada. De esa manera, se podrán identificar patrones destacados que nos ayudarán en la toma de decisiones.

Regular el nivel de optimismo o de pesimismo

Ambos extremos conducen a la inacción. Por eso esta es una de las tareas principales del líder moderno. ¿Por qué?

Regular el nivel de optimismo o de pesimismo


Ambos extremos conducen a la inacción. Por eso esta es una de las tareas principales del líder moderno. ¿Por qué?

El optimismo equivocado nos lleva a sobreestimar nuestras capacidades. No nos deja apreciar la magnitud del problema. Mientras que el pesimismo lleva al CEO al aislamiento, incluso a la depresión respecto a su negocio.

Al momento de enfrentar la crisis, lo recomendable es plantear el peor escenario posible. Así, se implementará un plan de acción que contemple todos los procesos relacionados. Sin embargo, durante la ejecución, se debe dotar a los colaboradores de una visión optimista pero medida, que transforme el miedo en acción.

Involucrado como líder en cada aspecto  

El CEO debe estar implicado tanto en los procesos internos y externos de la empresa. Esto es clave porque...

Involucrado como líder en cada aspecto  


El CEO debe estar implicado tanto en los procesos internos y externos de la empresa. Esto es clave porque...

No es suficiente recibir reportes ni boletines mensuales o semanales. Frente a un escenario cambiante, la velocidad de respuesta será fundamental. El CEO debe interactuar diariamente con sus colaboradores. Escuchar otros puntos de vista y responder preguntas. Se trata de prever, cómo en los factores externos que puedan afectarla a ella y a su clientes o proveedores.

Los canales oficiales como los memorandos o comunicados se dejarán de lado. La comunicación debe ser directa y apoyada en la tecnología, para garantizar el flujo correcto de información.

La suerte favorece a los audaces

En tiempos de cambio, se requieren respuestas rápidas y valientes. Aunque el pronóstico sea desconocido

La suerte favorece a los audaces


En tiempos de cambio, se requieren respuestas rápidas y valientes. Aunque el pronóstico sea desconocido, las decisiones que se tomen se deben explicar de forma transparente. Las razones, los motivos y propósitos del plan de acción deben quedar claros para todos. Las acciones también pueden ser ofensivas, si el líder encuentra la oportunidad adecuada para llevarlas adelante.

En el caso de Knudstorp, al asumir el cargo de CEO, encontró que el principal problema era que la empresa había perdido su visión de éxito. Había una creencia de que el producto era casi obsoleto en comparación con los videojuegos o el internet.

Knudstorp, trazó una nueva visión y, a partir de allí, se alinearon todos los procesos. Se involucró en las etapas del proceso de ventas. Se centró en el cliente y descubrió que muchas empresas de minoristas, como Walmart, los veían como una empresa distante.

Además, fueron audaces al crear Future Lab, un departamento encargado de la investigación y desarrollo de nuevos productos como Lego Ideas y Lego Fusión.

Cap 3
Las lecciones del liderazgo efectivo

El tiempo en el que el líder era quien tenía la respuesta definitiva a todos los problemas ya pasó.

La velocidad de los avances tecnológicos y la aparición de las redes sociales han reconfigurado nuestro sistema de creencias. Los cambios en nuestra manera de relacionarnos, de trabajar y de pensar, también han impactado sobre nuestra forma de liderar.

Las empresas que dominan el mercado actual han pasado del modelo tradicional de dirección y control, al modelo colaborativo. Un liderazgo efectivo no es compatible con una estructura jerárquica y piramidal.

Las decisiones centralizadas y la comunicación unidireccional cedieron su lugar a la participación, a través de una estructura interconectada, que propicia el intercambio de ideas.

El tiempo de cambio puede producir incertidumbre. Sin embargo, también es el momento propicio para demostrar liderazgo. Muchos emprendedores han encontrado la manera de surgir y convivir con la vorágine. Por ejemplo, Nextflix tuvo que transformarse de ser una tienda online de alquiler de DVDs, a una plataforma de streaming. Pero su verdadero despegue se produjo cuando empezó a hacer su propio contenido.

Lego se reinventó y pasó, de casi desaparecer en 2004, a unir su marca a películas como Star Wars o Harry Potter. Durante la crisis financiera de 2008, llegó a tener un alza de casi 20% en ventas. Produjo su propia película, series de dibujos animados y videojuegos.

De todas estas experiencias podemos extraer algunas lecciones importantes que nos ayudarán en tiempos de cambio:

Aprende continuamente

Un líder actualizado, no solo podrá afrontar el cambio más rápido; también podrá anticiparlo y, en el mejor de los casos, generarlo.

Aprende continuamente


Un líder actualizado, no solo podrá afrontar el cambio más rápido; también podrá anticiparlo y, en el mejor de los casos, generarlo.

Una manera eficaz de aprender y actualizarse es a través de la experiencia de los pares. Comparte tus aprendizajes con otros CEO quienes, a su vez, podrán enseñarte cómo resolvieron sus propios desafíos. Es probable que esos retos se parezcan a los tuyos, y encuentres en su experiencia las soluciones que necesitas.

Eres tu propia marca

El tipo de relación que establezcamos con nuestro equipo dice mucho de nosotros. El liderazgo se manifiesta a través de las acciones.

Eres tu propia marca


El tipo de relación que establezcamos con nuestro equipo dice mucho de nosotros. El liderazgo se manifiesta a través de las acciones.

Tenemos que ser conscientes de cómo queremos ser percibidos y actuar en consonancia. Richard Branson, fundador y CEO de Virgin Group, es conocido por ser una persona sin prejuicios y por su capacidad para asumir riesgos. Su imagen se relaciona con actividades filantrópicas y sus acciones reflejan el tipo de negocios que emprende. Como dato curioso, es una de las personas más seguidas en LinkedIn. ¿Cuál es la marca que estás proyectando como líder entre tus aliados y colaboradores?

Elige cuidadosamente a tu equipo

Para que un liderazgo sea efectivo se requiere aprender a delegar.

Elige cuidadosamente a tu equipo


Para que un liderazgo sea efectivo se requiere aprender a delegar. El primer paso para todo buen líder es rodearse de colaboradores que puedan aportar un mayor flujo de ideas y asumir retos cada vez más desafiantes. También es muy importante tener voces disonantes en nuestro equipo.

El biógrafo de Steve Jobs, Walter Issacson, menciona que una lección de liderazgo que aplicaba el fundador de Apple era: tolerar la arrogancia de los colaboradores, pero solo si se trataba de los mejores.

El liderazgo es conversación

El tiempo en el que los líderes solo daban respuestas es la prehistoria. El CEO debe estar dispuesto a preguntar a los colaboradores acerca de sus soluciones.

El liderazgo es conversación


El tiempo en el que los líderes solo daban respuestas es la prehistoria. El CEO debe estar dispuesto a preguntar a los colaboradores acerca de sus soluciones. Ahora, se requiere que exista una comunicación abierta y se debe propiciar el flujo del conocimiento.

Por otra parte, el perfil del colaborador también ha cambiado. Actualmente, está habituado a buscar información, compartir conocimientos y proponer ideas. De hecho, Google es conocida por ser una empresa donde se privilegia el bienestar de los trabajadores. Se promueve la autonomía y se busca la innovación.

Piensa y procesa como líder

A pesar de la premura con la que tenemos que tomar decisiones, darnos un tiempo para reflexionar sobre el liderazgo nos permitirá tomar una decisión más racional.

Piensa y procesa como líder


A pesar de la premura con la que tenemos que tomar decisiones, darnos un tiempo para reflexionar sobre el liderazgo nos permitirá tomar una decisión más racional.

Howard Schultz, CEO de Starbucks, tuvo que cerrar un día entero su compañía a nivel mundial, para enfrentar la crisis de 2008. Esta pausa le ocasionó una pérdida millonaria, pero le permitió comunicarse con sus gerentes y corregir el rumbo que estaba tomando la empresa.

Conclusión


Frente a los retos que impone el cambio, el liderazgo ha tenido que adaptarse. Las preguntas que surgen sobre qué rumbo tomar o cuáles son las opciones que nos ayudarán a crecer han existido desde siempre, pero sus respuestas en el contexto actual no son únicas ni inamovibles.

Por eso, entre los líderes, surge la necesidad de probar nuevas opciones y, en muchos casos, fallar. La diferencia estará en la honestidad con la que se encare la nueva realidad. ¿Nos dejamos vencer por el miedo a cambiar nuestro liderazgo o lo asumimos como una necesidad, casi, de supervivencia?

Una de las tareas principales del CEO es promover liderazgos dentro de su equipo. Para ello, sus colaboradores tienen que compartir la cultura empresarial. La visión de la empresa es un asunto de todos, pero si el líder no la tiene clara, no hay mucho por hacer. En este sentido, una manera de trabajar por la adaptación es incorporando la visión a todo lo que hacemos como líderes.

Todos los días se producen nuevos cambios en el mundo. Los CEOs tiene que ser conscientes de que adaptarse al cambio es una prioridad. La velocidad con que lo hagan será determinante para conseguir los resultados deseados.

En los momentos de mayor inestabilidad, pueden surgir las mejores oportunidades. Por lo tanto, los CEOs deben prepararse adecuadamente para saber identificar el momento en el que deben ser agresivos o defensivos. ¿Cómo saberlo?

La información es la base de toda buena decisión. Sin embargo, la función del líder no consiste en acumular información, sino en compartirla con sus colaboradores, promover el flujo de información, hacer preguntas y saber escuchar. Escuchar a las personas, a los números, al mercado, a otros CEOs con más experiencia, a sí mismos.

En definitiva, el modelo tradicional de dirección y control que ha permanecido desde la Revolución Industrial tiene que dar paso a un modelo de liderazgo basado en la colaboración. En el cual, el líder promueve la autonomía de sus miembros, su interconexión. Todo ello favorece la velocidad y la flexibilidad de procesos que a su vez permiten una más rápida adaptación al cambio que conduzca a tu empresa hacia el futuro.